LESIONES

Fractura por estrés del metatarso: definición,síntomas y tratamiento |Lesiones

Las lesiones son molestas y odiosas; ningún corredor las quiere y son muchos los que tienen que luchar contra ellas.

El listado de posibles lesiones es sumamente largo y educación y el conocimiento de las mismas es vital para trabajar en la prevención.

En el artículo de hoy deseamos contarte lo que tienes que saber de las fracturas de estrés del metatarso, su definición, los síntomas y el tratamiento recomendado.

QUÉ ES UNA FRACTURA POR ESTRÉS

Nuestro esqueleto es el gran sostén de nuestro cuerpo, proporciona soporte y apoyo a nuestros órganos, además de tener funciones de locomoción.

El esqueleto se encuentra formado por muchos huesos, que se encuentran en un proceso constante de cambio que permite su conservación, conocido como el remodelado óseo.

El remodelado óseo es un proceso continuo que se produce en nuestros huesos, por el cual se reemplaza el hueso viejo por hueso nuevo en su mismo sitio anatómico.

Como resultado de este remodelado,  un adulto renueva el tejido óseo a un ritmo del 5-10% por año;  el remodelado óseo existe toda la vida, pero en líneas generales, sólo hasta la tercera década el balance es positivo.

Aunque no nos demos cuenta,  los huesos pueden sufrir daños como consecuencia de los impactos que sufrimos al correr, pero afortunadamente, los huesos son capaces de auto-repararse a través de mecanismos sorprendentes.

Sin embargo, cuando sometemos a los huesos a una cantidad de impactos superiores a los que puede manejar, corremos el riesgo de sufrir de fracturas por estrés.

Básicamente, si exiges demasiado a tus huesos sin darle tiempo suficiente o los nutrientes necesarios para repararse, es probable que sufras una fractura por estrés.

Lo peor de este tipo de fracturas es que no requieren un impacto o un suceso específico que las genere y parecieran  llegar de imprevisto, quizás en medio de un entrenamiento o una carrera.

Al no existir esta situación específica que las genere, el peligro es no lograr detectarla y  tomar conciencia de ella, haciendo que lo que comienza como una molestia o pequeño dolor se agrave por continuar con la actividad.

METATARSO

El metatarso se encuentran en frente de los huesos del tarso que se encuentran en el medio de los pies, y detrás de las falanges, los huesos de los dedos de los pies.

Los cinco huesos metatarsianos no tienen nombres y se les nombra con números, empezando por el lado interior, del pie.

El hueso que conduce al “dedo gordo” es el primer metatarsiano y el hueso detrás del “dedo pequeño” es el quinto metatarsiano.El primer metatarsiano es más corto y duro que los demás. El segundo es el más largo.

Cada uno de estos contribuye a tu pisada y estabilidad y soportan tu peso en cada paso que das. Por ello, están expuestos a la sobrecarga y las fracturas por estrés.

Aunque los cinco metatarsianos están en riesgo de sufrir una fractura por estrés, el quinto y el segundo suelen ser los más problemáticos.

SÍNTOMAS DE FRACTURA POR ESTRÉS DEL METATARSO

Los síntomas de la fractura incluyen un dolor severo que progresa gradualmente y un dolor en el medio o en la parte delantera del pie.

Dependiendo de la gravedad de la fractura, el dolor puede ser desde medio a muy severo, impidiendo la pisada y el desplazamiento.

Otros típicos síntomas de una fractura por estrés de alguno de los metatarsianos, son:

.- Hinchazón y enrojecimiento en el metatarsiano fracturado (y zonas aledañas). Hematomas.

.- Dolor que empeora al caminar o al estar de pie. Incapacidad para caminar o estar de pie.

.- Dolor al tocar la zona.

.- Inmovilidad.

TRATAMIENTO

Lamentablemente para un corredor, el tratamiento de una fractura por estrés va a requerir que dejes de correr transitoriamente.

El motivo es muy simple, cuando corres tus huesos sufren de grandes impactos y tus pies serán los principales protagonistas de lidiar con estos.

Para que entiendas la importancia de dejar de correr cuando sufres de esta lesión, recordemos que la cadencia es la cantidad de pasos que damos al correr; es medida en pasos por minutos y los entrenadores suelen recomendar unos 180 ppm como mínimo.

Suponiendo que pesas 70 kilos y corres con la cadencia mínima recomendada por la mayoría de los entrenadores (180 ppm), en un minuto  tus piernas estarían soportando: 12.600 kilogramos.

Si te parece demasiado, debemos agregar que cuando corremos,  el impacto es del doble o triple de tu peso corporal, por lo que en realidad el peso que soporta tu cuerpo por minuto, sería de 25.200 kilogramos (si lo duplicamos) o de 37.800 kilogramos si lo triplicamos.

Además de dejar de correr es probable que necesites inmovilizar la zona (con yeso o bota) y evitar cargarla (deberás utilizar muletas para desplazarte).

Los períodos de recuperación varían de cuatro a ocho semanas, dependiendo de la gravedad de la fractura.

La realización de actividades deportivas sin impacto ni cargas como la natación nos ayudará a progresar de manera rápida y beneficiosa. En períodos avanzados de la recuperación, la bicicleta puede ser una opción válida a tener en cuenta.

CUIDADO:

La cirugía también es una opción. Si la lesión implica múltiples roturas, un hueso desplazado, o si la reparación no avanza, el médico puede realizar una intervención quirúrgica para reparar el metatarsiano fracturado.

Los 5 minerales claves para conservar la salud de tus huesos

ENTENDIENDO COMO SANAN TUS HUESOS

Nuestro esqueleto es el gran sostén de nuestro cuerpo, proporciona soporte y apoyo a nuestros órganos, además de tener funciones de locomoción.

Cuando te fracturas, una de las fases de recuperación es la generación de un “callo óseo”, una formación temporal de fibroblastos y condroblastos en la zona y que tiene por finalidad la regeneración del hueso.

La formación del callo óseo comienza algunas semanas después de la fractura y continúa por dos o tres meses más tarde hasta la formación de la unión firme.

Una vez establecida la continuidad del tejido óseo (reparado el hueso fracturado), cesa la necesidad de un callo de fijación y ambos callos, interno y externo, se reabsorben.

Fracturas por estrés: una lesión típica del corredor de largas distancias

SE PUEDE VOLVER A CORRER DESPUÉS DE UN FRACTURA

Una vez que la fractura por estrés se haya reparado, que estés libre de dolor y cuando tu médico lo autorice, estarás en condiciones de realizar  un retorno gradual a la actividad.

Durante la primera fase de la rehabilitación, será recomendable alternar días de actividad con días de descanso. El esfuerzo y las cargas deberán ser progresivas y nunca apresuradas.

 Esto le dará a tu hueso  tiempo crecer y soportar las nuevas exigencias que se le plantean. A medida que su nivel de condición física mejore, aumente lentamente la frecuencia, la duración y la intensidad de su ejercicio.

 

loading...
Loading...

Comentarios

Previous post

10 Canciones para correr que pocos conocen

Next post

Skaters: Un ejercicio ideal para corredores

2142runners

2142runners

2142runners.com es la web donde encontrarás los mejores artículos para corredores que desean correr los 21 km (medio maratón) y los 42 km (maratón).