NUTRICIÓNRECETAS

Té helado de té verde y jengibre | Receta

La hidratación de un corredor es un aspecto esencial para mantenerte saludable y poder rendir al máximo.

Para ello, tu hidratación diaria debe contribuir a mantener un equilibrio entre lo que ingieres y lo que pierdes.

Aunque el agua es la bebida por excelencia de un corredor, lo cierto es que  existen múltiples fuentes de hidratación aptas y recomendables para corredores.

Entre nuestras bebidas preferidas para consumir durante el día, nunca faltan las infusiones (frías o calientes) a base de tés o cafés.

En el artículo de hoy queremos mostrarte una bebida fría elaborada en base a té ver y jengibre.

LAS VIRTUDES DE ESTA RECETA

La receta que te mostraremos a continuación, además de sabrosa, incluirá dos ingredientes super recomendables para corredores.

Por un lado el té verde, una infusión con múltiples beneficios nutricionales.  El té verde aumenta la oxidación de grasa (su utilización como energía) y por ello es un gran aliado de los corredores de largas distancias.

Así, un estudio realizado en jovenes saludables demostró un aumento del 17% en la oxidación de grasas durante el ejercicio de intensidad moderada después de la ingesta de extracto de té verde.

Además, el té verde puede ayudarte a disminuir la grasa abdominal y así fue detectado en un interesante Estudio (Maki et al).

Una taza típica de té verde, elaborada con un saquito de 2,5 g de hojas de té en 250 ml de agua caliente, contiene 620-880 mg de materiales extraíbles con agua, de los cuales alrededor de un tercio son catequinas que pueden ayudarte a reducir los radicales libres.

Por otro lado, el jengibre es un ingrediente que además de un sabor particular, puede reducir el dolor muscular y la inflamación, ayudar a tus articulaciones y controlar el colesterol.

LA RECETA

Ahora que te contamos algunas de las virtudes nutricionales del té verde y el jengibre, a continuación te mostramos la receta:

Aunque los ingredientes de este té helado son dos, existen algunas variantes que deberás elegir.

En cuanto al té verde, podrás optar por algún té en hebras (deberás colarlo) o en saquito. Respecto al jengibre, las opciones serán la raíz o el jengibre en polvo.

1.- Hierve una taza de agua con el jengibre (1 cucharada si es en polvo o un trozo de jengibre de 5 cm aproximadamente). Si deseas endulzar con miel, puedes agregarla en este paso.

2.- Retira el agua del fuego, y agrega el té. Deja reposar durante 5 minutos y luego retira el saquito de té o las hebras.

3.- Agrega hielo de manera de enfriar la infusión y disfruta de este té verde helado con jengibre.

Green tea extract ingestion, fat oxidation, and glucose tolerance in healthy humans (Venables et al) http://ajcn.nutrition.org/content/87/3/778.full

Green Tea Catechin Consumption Enhances Exercise-Induced Abdominal Fat Loss in Overweight and Obese Adults (Maki et al) http://jn.nutrition.org/content/139/2/264.long

Antioxidative and anti-carcinogenic activities of tea polyphenols (Yang et al) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2820244/

flickr photo by acme http://flickr.com/photos/acme/6325310648 shared under a Creative Commons (BY) license

loading...
Loading...

Comentarios

Previous post

Brutal rutina de core | VIDEO

Next post

Pan de chía en 5 minutos (microondas)

Sebastian Pérez Lera

Sebastian Pérez Lera

Sebastián es editor en 21.42runners.com y en Runfitners.com. Maratonista, Finisher del Maratón de Chicago y New York. Corredor apasionado y amante de la nutrición y fisiología del deporte. Cuando no entrena, piensa en entrenar.