21 formas de PERDER GRASA ABDOMINAL SIN CONTAR CALORÍAS

La pérdida de grasa abdominal, o grasa del vientre, es un objetivo común de pérdida de peso.

La grasa abdominal es un tipo particularmente dañino. De hecho, las investigaciones sugieren fuertes vínculos con enfermedades como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Por esta razón, la pérdida de esta grasa puede tener beneficios significativos para tu salud y bienestar.

Puede medir su grasa abdominal midiendo la circunferencia alrededor de su cintura con una cinta métrica.

Las medidas de más de 102 cm en los hombres y 88 cm en las mujeres se conocen como obesidad abdominal.

Ciertas estrategias de pérdida de peso pueden ayudarte a disminuir la grasa en general y así atacar a la zona del vientre .

Aquí abajo te dejamos un video con 21 formar efectivas de perder grasa abdominal sin tener que estar contando calorías de forma obsesiva.

Mira el video, y luego lee toda la información que compartimos abajo.

21 formas de PERDER GRASA ABDOMINAL SIN CONTAR CALORÍAS

Si quieres adelgazar rápidamente pero te resulta muy tedioso contar calorías y no tienes nutriólogo que te haga un plan personalizado, no necesitas contar a diario las calorías que comes para saber si estás comiendo para engordar o adelgazar, lo que realmente necesitas es cambiar el tipo de calorías que llevas a tu cuerpo, tus hábitos alimenticios y de vida para lograr el cuerpo que sueñas.

¿Tienes unos minutos? Dale PLAY al video!

Empecemos ya mismo con 21 formas de PERDER GRASA ABDOMINAL SIN CONTAR CALORÍAS.

Evita el azúcar

Los alimentos con azúcares añadidos son malos para la salud. Comer muchos de estos tipos de alimentos puede causar un aumento de peso.

Los estudios muestran que el azúcar añadido tiene efectos excepcionalmente dañinos en la salud metabólica.

Numerosos estudios han indicado que el exceso de azúcar, principalmente debido a las grandes cantidades de fructosa, puede conducir a la acumulación de grasa alrededor de su abdomen y el hígado .

El azúcar es mitad glucosa y mitad fructosa. Cuando comes mucha azúcar añadida, el hígado se sobrecarga de fructosa y se ve obligado a convertirla en grasa.

Algunos creen que este es el principal proceso detrás de los efectos dañinos del azúcar en la salud. Aumenta la grasa abdominal y la grasa del hígado, lo que lleva a la resistencia a la insulina y a varios problemas metabólicos.

El azúcar líquido es peor en este sentido. El cerebro no parece registrar las calorías líquidas de la misma manera que las calorías sólidas, por lo que cuando se toman bebidas azucaradas, se termina comiendo más calorías totales.

Un estudio observó que los niños tenían un 60% más de probabilidades de desarrollar obesidad con cada porción diaria adicional de bebidas endulzadas con azúcar.

Intente minimizar la cantidad de azúcar en su dieta y considere eliminar completamente las bebidas azucaradas.

Esto incluye bebidas azucaradas, refrescos azucarados, jugos de fruta y varias bebidas deportivas con alto contenido de azúcar.

Lea las etiquetas para asegurarse de que los productos no contengan azúcares refinados.

Incluso los alimentos comercializados como alimentos saludables pueden contener cantidades significativas de azúcar.

Tenga en cuenta que nada de esto se aplica a las frutas enteras, que son extremadamente saludables y tienen mucha fibra que mitiga los efectos negativos de la fructosa.

Entrena!

Ejercicio: El ejercicio vigoroso recorta toda la grasa, incluyendo la visceral.

Haga al menos 30 minutos de ejercicio moderado al menos 5 días a la semana. Caminar cuenta, siempre y cuando sea lo suficientemente rápido como para sudar y respirar más fuerte, con un ritmo cardíaco más rápido de lo habitual.

Para obtener los mismos resultados en la mitad de tiempo, aumente su ritmo y haga ejercicio vigoroso, como correr o caminar. Necesitarías hacer eso durante 20 minutos al día, 4 días a la semana.

Corra, si ya está en forma, o camine a paso ligero en una cinta de correr si no está listo para trotar. Los entrenamientos vigorosos en bicicletas estacionarias y en máquinas elípticas o de remo también son efectivos.

La actividad moderada, es decir, aumentar el ritmo cardíaco durante 30 minutos al menos tres veces por semana, también ayuda. Ralentiza la cantidad de grasa visceral que se gana. Pero para quemar la grasa visceral, sus entrenamientos pueden necesitar ser intensificados.

Si no está activo ahora, es una buena idea consultar con su proveedor de atención médica antes de comenzar un nuevo programa de acondicionamiento físico».

Tonifica tus ABDOMINALES en 9 minutos [SIN HACER CRUNCHES]QUIERO VER