Mala carrera: descubre las causas

238
mala carrera

El sueño de todo corredor es rendir al máximo el día de la carrera,  correr los kilómetros que sean en el menor tiempo posible y disfrutar al máximo cada kilómetro.

Lamentablemente, en la vida las cosas no siempre se dan como uno quiere,  y pese a todo el trabajo previo que hayas realizado, tienes una mala carrera.

Correr mas lento de lo estipulado, sufrir la carrera, lesionarte durante ella; son algunas de la circunstancias que hacen que un corredor califique como «malo» su rendimiento y/o una «mala carrera»

Una vez superada la frustración y enojo inicial, llega el momento de ser análitico y descubrir cuales fueron las causas que te impidieron rendir al máximo en tu carrera.

DESCUBRE LAS CAUSAS DE UNA MALA CARRERA

El análisis y la observación son importantes para aprender y ante una mala carrera son las herramientas que te permitirán descubrir las causas y sacar el máximo provecho de una circunstancia negativa como esta.

Contar con algún dispositivo que pueda registrar toda la información referida a tu carrera (reloj con GPS, smartphone, etc) es clave para poder realizar un análisis mas profundo de nuestro rendimiento; cuanta mas información tengas en tu poder, mayor será la profundidad del análisis que puedas realizar.

Cuanto mayor sea la información que tengas de la carrera, mayores serán tus posibilidades de analizar tu rendimiento.

En base a toda la información que tengas sobre tus métricas en la carrera, podrás comenzar a determinar qué fue lo que sucedió

COMIENZO RÁPIDO

Los primeros kilómetros de una carrera (especialmente las mas largas) son muy importantes para tu rendimiento.

Comenzar una carrera muy rápido es uno de los mayores errores que la mayoría de los corredores comete y que mas cuesta corregir.

La muchedumbre empujándote, la  emoción y nervios que genera una carrera, son algunos de los factores que tienden a afectar la percepción y control de la velocidad a la que corres; la consecuencia: corres mas rápido de lo que deberías.

Aunque en carreras cortas, el efecto puede ser menor, en competiciones como el maratón,  puede ser realmente nefasto y arruinar completamente tu carrera.

Analizando la información que tienes sobre tu carrera, será fácil determinar cómo fueron tus primeros kilómetros; ¿los corriste a tu ritmo objetivo o fue completamente descontrolado?.

Si la velocidad a la que corriste tus primeros kilómetros ha sido muy elevada y la diferencia con tus kilómetros es significativa, es probable que hayas encontrado una de las posibles causas de tu mal rendimiento en la carrera.

OBJETIVOS POCO REALISTAS

Para muchos corredores, una carrera es mala por el simple hecho de no haber podido cumplir su objetivo (querían correr el maratón en 3 horas y la corrieron en 4).

Loading...

El análisis de la competición y de los entrenamientos previos a la carrera, puede marcarnos una cruda realidad: el objetivo siempre fue poco realista, imposible o muy difícil de cumplir.

Continuando con el ejemplo anterior, si querías correr un maratón 3 horas, pero hace 2 meses corriste un medio maratón en 2 horas, es muy difícil y/o imposible que en tan poco tiempo puedas correrlos en 40 minutos.

No te deprimas o enojes por no haber cumplido un objetivo poco realista; aprende de tus errores y para la próxima carrera, fija objetivos realizables, teniendo en cuenta cuales son tus capacidades y limitaciones.

ERRORES EN LA EJECUCIÓN DE LA ESTRATEGIA

Llegar al día de la carrera sin tener una estrategia definida, puede ser un grave error, que probablemente impida que tengas el mejor rendimiento.Tener una estrategia de carrera equivocada, puede ser igual de peligroso.

Si bien no somos máquinasy es muy difícil saber como vas a sentirte el día de la carrera, tener una estrategia definida (saber que es lo que vas a hacer en la carrera) seguramente te ayudará a obtener buenos rendimientos.

Hay corredores que el día de la carrera han realizado una estrategia completa de como correrán para obtener su mejor marca otros no tienen idea de qué van a hacer.

Una vez que tengas los resultados de la carrera, habrá llegado el momento de determinar si has seguido al pie de la letra tu estrategia y en caso de que no sea así, podrás ver cuales fueron las diferencias.

HIDRATACIÓN/ALIMENTACIÓN

La alimentación de un corredor es uno de los aspectos claves del rendimiento en las carreras y entrenamientos.

Los alimentos y bebidas que consumes, son los que te dan la energía y nutrientes necesarios para correr y mantenerte saludables, y por ello son tan importantes para un corredor.

Como consecuencia de ello, los errores alimenticios y de hidratación se pueden pagar muy caros durante una carrera (especialmente en los 21 y 42k).

Realizar una recopilación de lo que comiste y bebiste antes y durante la competición, es una buena forma de comenzar a sacar conclusiones importantes.

¿Te excediste en el uso de geles energéticos o consumiste pocos? ¿Bebiste demasiado agua o bebidas deportivas?  ¿Te sentiste débil? ¿Tuviste malestar estomacales?

Estas y otras mas, son algunas de las preguntas que deberías hacerte para tomar nota y mejorar tu alimentación/hidratación durante tu próxima carrera.

CONCLUSIONES

Los anteriores, son solo algunos ejemplos de las conclusiones a las que puedes llegar luego de una mala carrera.

Al igual que en las malas carreras, siempre es bueno realizar este tipo de análisis y así poder realizar las correcciones pertinentes. 

Por último, es siempre bueno recordar que hay veces que no tenemos un buen día y los rendimientos no acompañen. Lo bueno es que un corredor, siempre tiene revancha.

Loading...