Las cinco preguntas que debes poder responder para mejorar y evitar lesiones

425
preguntas

Para mejorar como corredor de largas distancias, es esencial entrenar con constancia y minimizar cualquier posibilidad de sufrir lesiones.

Si entrenas solo (sin el asesoramiento de un entrenador personal), es necesario que lleves un control permanente de determinadas circunstancias que pueden afectar tu rendimiento y acercarte o alejarte de las lesiones.

Por ello, te recomendamos que verifiques si puedes contestar las siguientes preguntas:

1.- ¿CUANTOS KILÓMETROS HAS CORRIDO?

Los kilómetros que un runner de largas distancias corre en sus entrenamientos,  son los cimientos (o deberían serlo) de una buena temporada deportiva.

La suma de los kilómetros que corres cada día, representan tu volumen de entrenamiento y a partir de él se pueden obtener muchas conclusiones sobre tu futuro deportivo.

Por ello, es esencial que sepas cuantos kilómetros has corrido en la última semana, mes y semestre.

Saber ello, te permitirá determinar sí has aumentado/disminuido tu kilómetraje, estimar mejoras y entender estancamientos o retrocesos.

2.- ¿CUANDO ES TU PRÓXIMA CARRERA?

Las carreras son una excelente oportunidad para poner a prueba tu rendimiento de una manera completamente diferente a la de un entrenamiento.

Por ello, saber cuando será tu próxima carrera,  te servirá para mantener elevados los niveles de motivación y te ayudará a no inventar excusas para saltarte un entrenamiento.

De la misma manera, te ayudará a evitar participar de demasiadas carreras durante el año.

3.- ¿CUAL ES TU OBJETIVO A LARGO PLAZO?

En las largas distancias, los buenos rendimientos llegan con mucho trabajo y constancia en los entrenamientos y hábitos de vida saludables.

Si no tienes un objetivo a largo plazo y solo piensas en el corto y mediano plazo, será difícil planificar mejoras constantes en tu rendimiento.

Piensa cómo quieres correr el año que viene y el otro. Define objetivos, ¿quieres correr tu primer maratón? ¿luego la segunda?

Una vez que lo hayas definido planifica tus  ciclos de entrenamiento de manera que puedas lograrlo.

4.- ¿SABES CUÁL ES TU PUNTO DÉBIL?

¿Te falta velocidad? ¿A partir de la mitad de la carrera te sientes cansado? ¿Empiezas las carreras muy rápido y apenas llegas a terminar? ¿Te faltan fuerza a tus piernas?

Loading...

La mejor forma de mejorar y evitar lesiones, es conociendo tus debilidades y trabajando de manera correcta para convertirlas en fortalezas. 

5.- ¿TRABAJAS EN LA PREVENCIÓN DE LESIONES?

Si deseas mejorar tus rendimientos y mantenerte alejado de las lesiones, es vital que trabajes en la prevención.

La prevención de lesiones, es un concepto mucho mas amplio que tomarse un día o dos de descanso y al igual que los entrenamientos, requiere de tiempo y dedicación.

La forma de entrenar y planificar tus actividades, las situaciones estrés de tu vida diaria, la alimentación que llevas, las actividades que realizas luego de correr, son algunos de los factores que colaborar en la prevención de lesiones.

Identifica qué conductas  tomas para prevenir las lesiones, y así podrás estar libre de ellas y no tener que dejar tus entrenamientos.

Loading...