Cuestas: diferencias entre subir y bajar

640
cuestas

Aunque muchos corredores odian las cuestas, son vitales para mejorar tus rendimientos.

Las cuestas  fortalecerán tus piernas y te ayudará a reducir la percepción del esfuerzo, haciendo más fácil los últimos kilómetros de una carrera.

Además de colaborar en tu fortalecimiento, las cuestas te ayudan a ser un corredor mucho mas eficiente en terrenos planos y a reducir la percepción del esfuerzo.

Básicamente, correr en cuestas mejora la fuerza de los músculos de tus piernas, contribuye a mejorar la zancada,  desarrolla tu sistema cardiovascular y mejora la economía de carrera.

Uno viejo proverbio dice «todo lo que sube, tiene que bajar» y eso es lo que suele suceder en las cuestas.

Subir puede ser más difícil, pero bajar no es fácil, y por ello en este artículo, te contaremos algunas diferencias entre subir y bajar una cuesta.

SUBIR O BAJAR, ESA ES LA CUESTIÓN

Tanto subir  como bajar las cuestas, tiene beneficios importantes para un corredor. Claro que el grado de estos beneficios, dependerá en buena medida,  de la magnitud de la pendiente.

Cuanto mayor es la pendiente para subir, mayor será el esfuerzo que tendrás que hacer (al punto que puede ser imposible correr).

Si la pendiente de la cuesta a bajar es significativa, tener un buen control de la velocidad es un aspecto a considerar (además del riesgo de caerse y sufrir un accidente grave.

Ahora bien, en líneas generales podemos decir que una de las grandes ventajas de correr cuesta abajo, es que permite aumentar la velocidad máxima a la que puedes correr.

Aunque muchos creen que este aspecto no es tan importante, ya que los efectos de la gravedad son indiscutibles, lo cierto es que entrenamientos de velocidad en cuestas descendentes pueden ser útiles para que tus piernas y terminaciones nerviosas, se adapten a una velocidad superior.

Sin embargo, no todo es color de rosas, ya que correr cuesta abajo puede ser duro para tus rodillas y tibias, por lo que puede aumentar el riesgo de lesiones sino estás bien preparado y tu técnica de carrera no está pulida.

El otro gran beneficio de las cuestas descendentes es que permitirían mejorar la amplitud de la zancada, un aspecto importante para ser un corredor más rápido y eficiente.

Por su parte, las cuestas ascendentes, no potenciarán tu velocidad, sino la fuerza de tus piernas.

Algunos Estudios, han analizado algunas de las diferencias existentes entre correr cuesta arriba o cuesta abajo.

En uno muy interesante, los participantes corrieron a alta velocidad con pendiente hacia arriba, hacia abajo y en forma horizontal.

Es este Estudio, los investigadores observaron que la velocidad fue un 9.2 % superior cuando se corrió cuesta abajo y un 3.0% inferior cuando se corrió cuesta arriba.

El motivo de esta diferencia fue atribuido principalmente a la amplitud de la zancada (aumentó un 7,1% al correr cuesta abajo).

En un Estudio de características similares, pero efectuado en ultramaratonistas, se observó que correr cuesta abajo generó un mayor gasto energético luego de la actividad física.

Referencias

Kinematic and postural characteristics of sprint running on sloping surfaces.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11217013

Energy cost and kinematics of level, uphill and downhill running: fatigue-induced changes after a mountain ultramarathon.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25751128

Comparison of physiological and acid-base balance response during uphill, level and downhill running performed at constant velocity.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24058091

flickr photo by hypotekyfidler.cz http://flickr.com/photos/hypotekyfidler/15214051925 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...
loading...