primeros auxilios

Ninguna persona está exenta de accidentes, golpes y caídas mientras corres. Veamos una serie de consejos básicos para que sepas qué hacer cuando te lastimas

Obviamente, estos consejos serán generales y esperamos que te sirvan de forma previa a una VISITA OBLIGADA a tu médico de confianza.

Es por esto que hoy nos dedicamos a explicarte qué debes hacer si mientras corres sufres algún tipo de problema que daña tu cuerpo

A continuación nos enfocaremos en heridas o lesiones fáciles de atender, como esguinces, dolor en una articulación en particular o fracturas leves, ya que su atención no involucra un mayor conocimiento que el de los primeros auxilios básicos.

Para dolores y hematomas

Si luego de una caída o golpe, sientes dolor agudo en los brazos, puede ser recomendable detenerte y eval.

Si te has caído mientras corres o en cualquier otra circunstancia, el dolor que presentas en el brazo es fuerte, trata de inmovilizarlo con un cabestrillo, puedes hacerlo con tu propia camisa y trata de que el brazo quede fijo al vientre.

Por otra parte, si presentas algún dolor en una pierna que te impide correr sin dolor, lo mejor que puedes hacer es detenerte y pedir ayuda a alguien. Si necesitas trasladarte y no tienes quien te auxilie, con ayuda de una tela (o prenda) envuelve el área afectada para que haga presión. Y busca de apoyarte con alguna rama o vara para desplazarte.

Para cortaduras y heridas no tan profundas

Si has sufrido alguna herida donde tu piel ha sido cortada o raspada, lo primero que debes hacer es tratar de limpiar un poco la herida con algo de agua. Luego, si dispones de alguna venda, envuelve el área afectada con suma delicadeza.

Si dispones de un kit de primeros auxilios utiliza agua oxigenada antes que alcohol isopropilico. Esto se debe a que el segundo no es tan efectivo con los gérmenes, además de que no favorece la cicatrización y puede dejar marcas de quemaduras en la herida.

Para esguinces leves

Si te has caído y te has torcido el pie en algún momento verifica que tu tobillo esté seguro y que no presente una mayor inflamación.

Trata de llevar a la posición correcta tu pie, solo hazlo si te encuentras en verdaderos aprietos y si no tienes quien te auxilie.

Con un retazo de tela, envuelve el área afectada y asegúrate de que quede anudado para que haga presión. Luego conigue alguna vara para apoyarte sobre el pie no afectado.

Como pudiste haberte dado cuenta casi todos estos incidentes son los más comunes que nos pueden llegar a pasar al practicar algún deporte, y atenderlos no es tan difícil como parece.

Solo necesitamos de los insumos adecuados como para ser capaces de atendernos nosotros mismos o a alguien que lo necesite.

Así que considera que contar con las técnicas adecuadas y con los conocimientos necesarios es lo que podrá llevarte a saber qué debes hacer para entender una lesión.

loading...
Loading...

Comentarios