energía

Para todas actividades diarias,  tu cuerpo necesita de energía y para obtenerla, tu cuerpo utiliza principalmente dos sustratos energéticos: las grasa y los carbohidratos.

Por un lado, las grasas almacenadas en nuestro cuerpo son una fuente casi ilimitada de energía (puedes correr mas de un maratón -42 k- con ellas) y por ello son tan importantes para quienes correr durante una buena cantidad de horas.

Cuando consumes alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, harinas, cereales, etc), tu cuerpo lo almacena en forma de glucógeno en el hígado (glucógeno-hepático) y en los músculos (glucógeno-múscular).

El glucógeno es la forma en que tu cuerpo almacena los carbohidratos, de una manera que pueda ser fácilmente accesible cuando se necesita de energía.

Las reservas de carbohidratos existentes en nuestro cuerpo (glucógeno) son realmente limitadas ya que un corredor puede almacenar aproximadamente 1.500 kcal de glucógeno; es decir 1000 calorías menos de las necesarias para completar un maratón.

Afortunadamente, la energía no proviene en forma exclusiva de una sola fuente energética y siempre hay contribución de una u otra y en diferentes cantidades (siempre hay una que aporta mas que la otra).

Es decir, cuando corres, tu cuerpo utiliza ambas fuentes de energía, pero seleccionará cual será la predominante dependiendo de diversos factores (que se combinan) que te contaremos a continuación:

LA INTENSIDAD A LA QUE CORRES

Básicamente, a ritmos lentos y relajados, nuestro cuerpo tiende a utilizar una mayor cantidad de grasas cómo combustible, mientras que a ritmos rápidos, nuestro cuerpo utiliza una mayor cantidad de hidratos de carbono (a través del glucógeno almacenado en músculos, hígado y la glucosa circulante en sangre).

LA DURACIÓN DE LA ACTIVIDAD

Como mencionamos anteriormente, la cantidad de glucógeno es limitada y la de grasa es practicamente ilimitada.

Por ello, la duración de la actividad (la cantidad de tiempo que vas a correr) es otro factor importante a la hora de que tu cuerpo seleccione la fuente de energía preponderante.

Así, cuanto más larga sea la actividad mayor cantidad de grasa utilizarás. Justamente, este es uno de los beneficios de los fondos, te hacen correr más tiempo a un ritmo lento para convertirte en un corredor más eficiente para utilizar la grasa como energía.

LA EXPERIENCIA DEL CORREDOR

Aunque muchos corredores no lo tienen en cuenta, el entrenamiento mejora la capacidad de utilizar la  grasa como energía mientras corres, permitiendo que a mayores velocidades utilices una mayor cantidad de grasa como combustible.

Es decir, un corredor con experiencia (años de entrenamiento constante y consistente – no meses)  tenderá a ser un corredor más eficiente y que utilizará una mayor cantidad de grasa como energía.

Por el contrario, aquellos corredores que se inician en la actividad tenderán a consumir una mayor cantidad de glucógeno aún corriendo a ritmos no tan rápidos.

LA DIETA

Si eres un corredor que basa su dieta en altas proporciones de carbohidratos, tu cuerpo se acostumbrará a utilizar el glucógeno como principal fuente de energía.

Asimismo, comer alimentos ricos en carbohidratos antes de correr, genera la liberación de insulina y el envío de una señal  a nuestro cuerpo para que deje de utilizar las grasas cómo energía (o reduzca su uso) y en su lugar utilice la glucosa existente en el torrente sanguíneo.

Biochemistry. 5th edition. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK22417/

Exercise improves fat metabolism in muscle but does not increase 24-h fat oxidation http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2885974/

flickr photo by minetlorenzo http://flickr.com/photos/crazyspad/22329751623 shared under a Creative Commons (BY) license

loading...
Loading...

Comentarios