Todas las lesiones son molestas, pero sin dudas el síndrome del piramidal (también conocido como pseudociática del piramidal o piriforme) es una de las peores.

En este artículo te contaremos cuáles son los síntomas, las causas, y te daremos los mejores trucos de prevención y tratamiento del síndrome del piramidal.

Si en algún momento de tu vida, has sentido un DOLOR LOCALIZADO EN LA NALGA y/o en la espalda baja que puede irradiar a la parte posterior del muslo, y has pensado que era lumbago o ciática, es muy probable que la causa sea el desconocido piramidal.

Por ello, antes que nada, vamos a conocer al músculo piramidal, su ubicación y funciones.

MÚSCULO PIRAMIDAL: UBICACIÓN Y FUNCIONES

El músculo  piramidal o piriforme es un pequeño  músculo ubicado profundamente dentro de la región de la cadera y de la región glútea,  que conecta el sacro (la región más baja de la columna) con el fémur (hueso del muslo).

Este múscula es de forma aplanada y triangular de vértice externo, lo que da origen a su nombre.

En su recorrido, el piramidal tiene relación directa con las articulaciones  de  la cadera y la articulación sacro-ilíaca (entre el sacro que es la terminación de la columna vertebral, y la cresta ilíaca que es el hueso que forma el relieve de nuestra cadera.)

También se relaciona directamente con los músculos: glúteos superiores e inferiores, gemelos de la cadera. Las arterias, venas, ganglios linfáticos y nervios entro los que corresponde destacar a: GLÚTEOS, CIÁTICO, PUDENDOS.

Su función es la extensión, rotación externa ( rota hacia afuera la cadera) y abducción del fémur (separa la pierna hacia afuera) cuando la pelvis esta fija.

Debido a los movimientos que realizas cuando corres, el piramidal sufre de tensiones elevadas lo que puede generar  una cierta tendencia a estar acortado, o bien a sufrir alteraciones debidas a sobreesfuerzo. Aquí podemos comenzar a hablar del síndrome del piramidal.

Por su estrecha relación con el nervio ciático (que pasa por debajo del músculo piriforme), las alteraciones del piramidal pueden provocar dolor que en ocasiones se confunde con ciática.

Aquí hace falta resaltar algunas cosas que no debes pasar por alto:

.- El músculo piramidal o piriforme es muy utilizado por el corredor de fondo.

.- La exigencia deportiva genera tensiones importantes en este pequeño músculo y por ello es vital conocerlo y cuidarlo.

.- Cuidando tu piramidal, no solo lograrás correr sin molestias, sino que también lo harás de forma más fluída.

.- Aunque los dolores del piramidal o pseudociática es menor que el de la  verdadera ciática, las molestias pueden ser significativas.

QUÉ VAS A SENTIR SI SUFRES DEL SÍNDROME PIRAMIDAL

Básicamente, el principal síntoma del síndrome del piramidal es el dolor que puedes sentir:

.- En tus nalgas o glúteos (en general uno u otro, es decir izquierdo o derecho).

.- En tu espalda baja (se lo puede confundir con lumbalgia).

Veamos un poco más de estas sensaciones:

.- En tus nalgas puedes sentir una fuerte molestia y un verdadero dolor (dependerá de qué tan comprometido este el piramidal y tus nervios).

Esta molestia/dolo puede extenderse por todo la cara posterior del muslo (en tus isquiotibiales), pero sin sobrepasar la rodilla.

En algunas instancias puedes sentirlo como un “hormigueo” o un “mordisco”. También puede ser un dolor punzante y constante.

.- En tu espalda, puedes tener sensaciones similares, pero en la zona baja (arriba de tus nalgas).

Estar sentado mucho tiempo puede ser una tortura cuando sufres del síndrome piramidal. Conducir un vehículo por mucho tiempo, también. 

Otros signos a tener en cuenta son:

.- Necesidad de cambiar la posición de las piernas al estar sentados (sino empiezas a sentir el hormigueo).

.- Sensación de acortamiento de los glúteos y dificultad para cruzar el muslo afectado sobre la otra rodilla.

.- Incremento del dolor al mantener una posición durante mucho tiempo (sentados o de pie).

.- Acortamiento de la pierna del lado del piramidal donde sientes el dolor,

¿POR QUÉ SE PRODUCE? CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL SÍNDROME DEL PIRAMIDAL

Las causas del síndrome del piramidal pueden ser variadas. Veamos las más comunes.

Antes que nada, resaltaremos las más comunes entre corredores:

.- Músculo piramidal acortado (por falta de estiramientos).

.- Sobrecarga de entrenamientos.

.- Debilidad muscular (especialmente de los glúteos).

.- Mala postura al correr (muchos corren con la cintura doblada y/o como si estuvieran sentados).

Otras causas no directamente relacionadas con el running:

·- Una inyección intramuscular mal puesta.

.- Una caída fuerte.

.- Pasar demasiado tiempo sentados.

.- Trabajar conduciendo vehículos

COMO SE TRATA EL SÍNDROME PIRAMIDAL

Obviamente, para tratar adecuadamente el síndrome del piriforme, será esencial que encuentres la causa de esta lesión.

Determinar la causa por la cual nos lesionamos es clave para evitar volver a sufrir la misma lesión u otra.

Imagina que conduces tu vehículo por un camino lleno de clavos que no ves y se pinchan tus neumáticos y te ves obligado a detenerte y cambiarlos.

Si luego de hacerlo, vuelves a tu vehículo y continuas sin mirar el camino y sus  clavos, seguirás pinchando tus neumáticos una y otra vez.

Lo mismo pasa con el running y las lesiones; sino determinas las causas por las cuales te estás lesionando, difícilmente podrás mantenerte libre de lesiones por mucho tiempo.

Dicho esto, veamos algunas formas de atacar causas directas del síndrome. De todas formas te recomendamos que tengas en cuenta todas las sugerencias, ya que serán pautas de recuperación y prevención generales  que aplicarán a cualquier causa.

CAUSA 1: PASAS DEMASIADAS HORAS SENTADO

En la actualidad, buena parte de las actividades diarias, se realizan estando  sentado y con una pésima postura.

Trabajas en una oficina o un comercio 10 horas diarias sentado, luego estás cansado y te subes al metro o manejas en tu auto (sentado). El desayuno, el almuerzo, la cena, los tienes sentado.

Alguna hora de tv, revisar el móvil, leer un libro; más actividades que probablemente realices sentado. Así, sin siquiera darte cuenta,  llegarás al final del día habiendo estado sentado una gran mayoría de las horas del día.

Aunque estas conductas ahora parecen normales, lo cierto es que no siempre fue así y aunque pocos lo consideran, el hábito de estar sentado, es peligroso para tu salud y rendimiento.

Por ello, sigue estos consejos

PONTE DE PIE

Si trabajas o estudias sentado durante muchas, intenta crear pausas (aunque sean pequeñas) donde puedas moverte y estirar las piernas.

Busca la manera de realizar la mayor cantidad de tareas de pie (te sorprenderás de las posibilidades que tienes): ponte de pie cuando hables por teléfono, en las reuniones muévete, lee de pie o en movimiento, etc.

PAUSAS PARA HACER EJERCICIOS

En las horas que pasas sentado, busca el tiempo posible para hacer micro pausas en las que puedas moverte y ejercitarte.

Muchas personas se toman su tiempo para ir a fumar, mientras que tú podrías utilizar ese tiempo para moverte.

Cada 30/60 minutos, busca la manera de ponerte de pie y realizar algunos ejercicios simples (sentadillas, flexiones de brazos, algún isométrico son ideales).

De esta forma, lograrás despertar tu cuerpo y evitar que se produzcan los perjuicios de pasar demasiado tiempo sentado e inactivo.

CAUSA 2: SOBRECARGA DE ENTRENAMIENTOS:

Aquí la recomendación es simple: disminuye las cargas. ¿Qué significa esto? Recomendamos estos dos enfoques:

– ELIMINA LOS ENTRENAMIENTOS  DE MAYOR INTENSIDAD

Los entrenamientos de alta intensidad que incluyen intervalos a ritmos rápidos, exigen al máximo tu cuerpo y no contribuirán a que tu lesión mejore. Por ello, es recomendable que realices todos tus entrenamientos en forma muy lenta. 

– REDUCE EL VOLUMEN TOTAL DE TUS ENTRENAMIENTOS

Si deseas que el síndrome del piramidal no empeore es vital que reduzcas la cantidad de kilómetros que corres por semana.

La gravedad de la lesión, será que te ayudará a determinar la cantidad de tal reducción. En algunos casos deberás correr el 5o% del kilometraje y en otros casos podrás intentar con el 75%. Sé inteligente y escucha en todo momento lo que tu cuerpo te indica.

CAUSA 3: MÚSCULO PIRAMIDAL ACORTADO/TENSO

Aquí, la mejor forma de evitar este acortamiento, será trabajar en la flexibilidad y estiramientos de los músculos de tus caderas, en especial los glúteos.

Por ello, deberás tener una rutina diaria (varias veces al día preferentemente) de estiramientos de tus glúteos.

Además será importante que cuando estés sentado, incluyas algunas posiciones que te ayuden a estirar tus caderas.

ESTIRAMIENTO PIRAMIDAL SENTADO

CAUSA 4: DEBILIDAD MUSCULAR GLÚTEOS

Aquí la solución es simple, deja de tener músculos débiles. Fortalece tus glúteos.

En este enlace encontrarás buenas rutinas.

sindrome piramidal dolor

 

 

 

 

loading...
Loading...

Comentarios