Tendinitis: como fortalecer tus músculos sin agravar la lesión

Los tendones unen los músculos con los huesos,  son estructuras sumamente elásticas (formadas por colágeno) que son capaces de soportar altas cantidades de fuerzas de tracción y que son vitales para mover tus huesos.

Sin los tendones, no habría una conexión entre los músculos y los huesos y sería imposible que el cuerpo se mueva en la forma que lo hace.

La cantidad de fuerza que los músculos pueden generar son transferidas a los huesos mediante los tendones, por lo que juegan un rol esencial para los corredores, ya que almacenan y liberan energía elástica que es utilizada para propulsar el cuerpo hacia delante.

Debido a su importancia y  las exigencias a las que son sometidos, las lesiones en tendones son un riesgo para los corredores.

En corredores, son muy comunes las conocidas tendinitis (aunque el término correcto es tendinopatía), siendo las más comunes  la aquiliana (del tendón de aquiles) o la rotuliana (del tendón rotuliano de la rodilla-).

Aunque dependiendo de la gravedad y la zona donde sufres la tendinopatía, el tratamiento puede tener algunas variaciones, hay algo que todas tienen en común:  son extremadamente molestas y pueden ser difíciles de eliminar sino son tratadas rápidamente.

EL PROBLEMA DEL REPOSO EN LAS TENDINOPATÍAS

En estadíos avanzados de la lesión, que se presentan generalmente como consecuencia de no escuchar a tu cuerpo y dejar crecer la lesión, las molestias y el dolor al correr o en reposo puede dificultar gravemente tus hábitos diarios.

Ante elevados dolores, correr puede ser prácticamente imposible, pero caer en el error de hacer reposo pensando que así se cura una tendinopatía, dificulta aún más la recuperación.

Los tendones reciben muy poco suministro de sangre directo y obtienen la mayor cantidad de sus nutrientes a través  del líquido sinovial. Esto significa que si lo único que haces es reposo, no estimularás el envío de nutrientes a tus tendones, por lo que probablemente tu recuperación se estancará.

Además, la falta de actividad física, producirá un debilitamiento de tus músculos, lo que puede complicar aún más las cosas.

Por ello, es importante que si te han diagnosticado una tendinitis o tendinopatía,  tengas un plan de entrenamiento que te permita fortalecer tus músculos, aumentando el flujo sanguíneo y sin que se agrave la lesión que estás padeciendo.

A continuación, te mostramos dos buenas formas de fortalecer tus músculos sin afectar tu recuperación ni agravar una tendinitis. 

1.- ISOMÉTRICOS

Los ejercicios isométricos son un  forma de ejercitar tus músculos que implica su contracción estática sin ningún movimiento visible en el ángulo de la articulación.

Cómo consecuencia de la naturaleza de los ejercicios isométricos, las articulaciones y tendones, sufren mucho menos que en otro tipo de ejercicios que involucran el movimiento articular.

Los ejercicios isométricos pueden ser realizados con el propio peso de nuestro cuerpo, o incorporar peso extra para aumentar la resistencia.

Los ejercicios isómetricos, varían en su duración, según los objetivos y la forma física, pero para corredores lesionados, mantener la contracción muscular durante 30/60 segundos puede llegar a ser un desafío.

Un excelente ejercicio isómetrico para las rodillas es la sentadilla en la pared, te recomendamos que veas cómo realizarlo en este enlace.

[wc_box color=»inverse» text_align=»left»]

RELACIONADO

TENDINOPATÍA ISQUIOTIBIAL ALTA: LO QUE UN CORREDOR DEBE SABER

[/wc_box]

2.- ELECTROESTIMULACIÓN

Normalmente, cuando deseamos contraer un músculo (para movernos o agarrar algo), nuestro cerebro envía una orden en forma de corriente eléctrica que se desplaza a gran velocidad por las fibras nerviosas hasta el músculo, que reacciona contrayéndose.

Con un dispositivo de electroestimulación, esta orden se produce directamente sobre el nervio motor gracias a los impulsos eléctricos que este envía logrando la inmediata contracción muscular.

Aunque la electroestimulación, es considerada por muchos como una herramienta de rehabilitación, puede ser un dispositivo muy útil para corredores de largas distancias, ya que además de colaborar con la recuperación y restauración de los daños, también puede ayudarnos a fortalecer nuestros músculos.

Cuando un corredor sufre una lesión que le impide correr o realizar ejercicios con sus piernas, la electroestimulación, puede ser una buena forma de mantener a nuestros músculos fortalecidos, ya que nos da la posibilidad de lograr su contracción sin intervención articular.

Aunque siguen siendo costosos, en los últimos tiempos  resultan mas accesibles para el público general (no nos referimos a los que se ven por la televisión).

Cuando un corredor está lesionado,  disponer de un dispositivo de electroestimulación adecuado ( no los de la tv) y contar con la ayuda de nuestro terapeuta para que recomiende cómo utilizarlo, puede ser una combinación perfecta para mantener tus músculos fortalecidos y recuperarte mas rápido.

RECUERDA

Además de trabajar en el fortalecimiento de tus músculos, los estiramientos deberían formar parte del plan de recuperación.

Asimismo, recuerda trabajar ambas piernas (no solo la lesionada), ya que te ayudará a evitar disbalances musculares.

[/wc_box]

flickr photo by Dawn – Pink Chick http://flickr.com/photos/dawn-pinkchick/7811578890 shared under a Creative Commons (BY) license

Tonifica tus ABDOMINALES en 9 minutos [SIN HACER CRUNCHES]QUIERO VER