TENDINITIS ISQUIOTIBIAL ALTA: Síntomas y tratamiento [PROBADO POR LA CIENCIA]

10810
TENDINOPATÍA ALTA ISQUIOTIBIALES

Las lesiones son HORRIBLES, pero a veces suceden. Sigue leyendo este artículo, si estás sufriendo de una tendinitis de tus isquiotibiales y quieres saber la rutina de recuperación que utilizamos para vencer a esta maldita lesión (PROBADA POR LA CIENCIA).

Antes que nada, te explicamos un poco para qué sirven los músculos isquiotibiales y te explicaremos por qué la tendinopatía isquiotibial puede ser tan molesta y dolorosa.

LOS MÚSCULOS ISQUIOTIBIALES: CONCEPTOS QUE DEBES CONOCER

Los músculos isquiotibiales recubren la parte posterior del muslo y forman un paquete compuesto por tres músculos: semimembranoso, semitendinoso, y el bíceps femoral.

Los tres músculos que forman los isquiotibiales se originan en la pelvis y finalizan en los huesos de la pantorrilla (la tibia y el peroné), por lo que en su recorrido atraviesan: la cadera y la rodilla, dos articulaciones claves para los corredores.

Los isquiotibiales son músculos esenciales para los corredores ya que, permiten la extensión de la cadera a la vez que colaboran con la flexión de la rodilla.

Para unir estos músculos con los huesos, intervienen los tendones, un tejido conectivo fibroso formado por colágeno y vitales para mover tus huesos.

Los tendones son estructuras sumamente elásticas que son capaces de soportar altas cantidades de fuerzas de tracción; sin la conexión de los tendones entre los músculos y los huesos, sería imposible que el cuerpo se mueva en la forma que lo hace.

Pese a lo poderosos que son los tendones, algunos corredores sufren de dolores en la parte baja de sus glúteos (alta de los isquiotibiales) y una de las posibles lesiones, pero un tanto desconocida, es la tendinopatía alta o tendinitis isquiotibial alta.

Para que puedas conocer las características de esta lesión, sus posibles causas y síntomas, te invitamos a continuar leyendo este artículo.

TENDINOPATÍA ISQUIOTIBIAL ALTA

La lesión de la cual deseamos hablar hoy se genera en los tendones isquiotibiales que se sitúan en la unión entre tu trasero y tu fémur (tuberosidad isquiática de la pelvis).

➤ Síntomas

Dolor punzante en la unión entre el fémur y la cadera.

Este dolor se puede sentir mientras corres y hasta estando sentado; también es notoria la molestia al palpar tuberosidad isquiática.

cadera

➤ Causas

Estudios de los tejidos de la musculatura isquiotibial han revelado uno de los posibles factores que puede contribuir a una lesión en la zona: la proporción de fibras musculares.

Así, en comparación con otros músculos de las piernas, los isquiotibiales tienen una mayor proporción de fibras musculares del tipo 2 (de contracción rápida).

Esto significa que, el músculo puede generar una alta fuerza de tensión intrínseca.

Además, cuando corremos aumenta el tiempo en que el grupo muscular está bajo estiramiento máximo (cadera flexionada, rodilla extendida).

Estas dos fuerzas pueden colocar altas demandas en los isquiotibiales y en las conexiones de los tendones, especialmente durante las contracciones excéntricas.

Como consecuencia, uno de los riesgos es la aparición de la tendinopatía isquiotibial alta, caracterizada por un dolor punzante en la unión entre el fémur y la cadera.

Es importante destacar que, esta lesión presenta algunas similitudes con otras de la zona o que se pueden reflejar en ella y por ello es muy importante el diagnóstico médico.

Guía de recuperación de la tendinitis isquiotibial

Como en toda tendinopatía, la recuperación lleva tiempo y va a requerir de mucha paciencia de tu parte (especialmente si no la has tratado a tiempo).

Alivia el dolor

Las modalidades terapéuticas tales como el hielo, la estimulación eléctrica y el ultrasonido se usan para aliviar el dolor.

Al igual que con otras tendinopatías crónicas, los anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs) no son particularmente eficaces para esta lesión.

Se recomienda evitar el diclofenac, ibuprofeno y similares.

❷ Incluye masajes

Como parte de la recuperación, los masajes en la zona pueden ser muy útiles para romper adherencias y tejido cicatrizal (evitando la compresión directa sobre la tuberosidad isquiática, ya que puede ser perjudicial).

❸ Estira la zona

Un programa de estiramientos graduales de los músculos isquiotibiales y de los de la cadera puede ser sumamente beneficioso.

A la hora de realizar los estiramientos, es importante que trabajes en ambas piernas, para evitar generar o aumentar desbalances musculares.

El yoga puede ser una buena alternativa.

❹ Fortalece tus isquiotibiales

El fortalecimiento de tus músculos isquiotibiales, es otro de los aspectos esenciales en la recuperación de la tendinopatía isquiotibial.

RUTINA DE EJERCICIOS [PROBADA POR LA CIENCIA]

En el punto anterior, destacamos la importancia de fortalecer tus isquiotibiales en tu recuperación para la tendinitis isquiotibial alta.

Ahora te mostramos una RUTINA EFECTIVA y 100% probada por la ciencia.

En un interesante Estudio, a dos corredores se les prescribió una rutina de ejercicios excéntricos de los isquiotibiales, combinados con ejercicios lumbopélvicos de estabilización y terapia sobre puntos gatillo.

Para entender qué son los ejercicios excéntricos, vale decir que existen tres tipos de contracciones musculares: concéntricas, isométricas, y excéntricas.

Una contracción concéntrica se produce cuando el músculo se acorta mientras genera la fuerza, mientras que la contracción excéntrica se produce cuando un músculo se alarga mientras está bajo tensión.

Por último, una contracción isométrica se produce cuando los músculos están resistiendo estáticamente (sin movimiento) una carga, como cuando haces una sentadilla contra la pared.

Los corredores trabajaron cada ejercicio diariamente con 3 series de 10 a 15 repeticiones.

Al término de 10 semanas de tratamiento, ambos participantes volvieron a correr y poder estar sentados sin dolor.

El plan de recuperación de la tendinopatía isquiotibial utilizada en este Estudio se dividió en 3 fases progresivas.

➤ Fase 1

Los ejercicios utilizados en la fase 1 incluyeron los siguientes:

leg_curl2
Subiendo las dos piernas y bajando con una sola (fase excéntrica).

peso muerto

Single-Leg Stance

Supine-2-leg-bridge

normal plank

side plank

Side-lying-abd-B-1024x550

➤ Fase 2

Al pasar a la fase 2, los corredores continuando haciendo los mismos ejercicios, pero agregándole peso o mayores repeticiones. Además, incluyeron los siguientes:

➤ Fase 3

Para la fase 3, se agregó una mayor dificultad, manteniendo los ejercicios de la fase 1 y 2 y los siguientes:

Flamingojpg_00000006903

1249058_orig

Referencias

Rehabilitation of proximal hamstring tendinopathy utilizing eccentric training, 2 lumbopelvic stabilization, and trigger point dry needling: 2 case reports http://vompti.com/wp-content/uploads/2013/12/Prox-HS-tendinopathy_JOSPT-2013_Jayaseelan-DJ.pdf

High Hamstring Tendinopathy in Runners http://www.agilept.com/downloads/high-hamstring-tendinopathy-in-runners.pdf

Diagnosis of Chronic Proximal Hamstring Tendinopathy http://www.medscape.com/viewarticle/771052

Hamstring strains in athletes: diagnosis and treatment. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9682086

flickr photo by familymwr http://flickr.com/photos/familymwr/5112966794 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...
loading...
  • 93
    Shares
  • 93
    Shares