MÚSCULO BÍCEPS FEMORAL: Funciones y prevención de lesiones

10336
biceps femoral

¿Escuchaste hablar del MÚSCULO BÍCEPS FEMORAL y no sabes nada de este importante músculo?

Te contamos donde está ubicado, cuáles son sus funciones principales y algunas típicas lesiones que se suelen sufrir.

Además te daremos los mejores tips y consejos para prevenir lesiones y cuidar al máximo tu bíceps femoral.

TOP 5 EJERCICIOS PARA EL FEMORAL (BICEPS CRURAL)

¿Quieres fortalecer  los femorales? Debes probar estos ejercicios:

Sin dudas, el peso muerto es el mejor ejercicio para femorales  (descubre las mejores técnicas aquí).

PREVENCIÓN DE LESIONES DEL BICEPS FEMORAL

El bíceps femoral es uno de los músculos que puedes encontrar en la parte posterior de tu pierna.

Como está presente en ambas piernas, también se los conoce como femorales.

Este músculo es uno de los que integran los famosos isquiotibiales, y por ello es tan importante cualquier persona que practica una activdad física.

El cuidado de tus femorales es sumamente importante para un deportista no solo por su función, sino por la inervaciones nerviosas que posee.

Así, la cabeza corta está inervado por la rama fibular del nervio ciático y la cabeza larga está inervada por la rama tibial del nervio ciático.

Para quienes no lo saben, vale decir que el nervio ciático,  es un nervio grande que se inicia en la espalda baja, pasa por los glúteos y baja hasta la parte inferior de tu pierna.

Es el nervio más largo y ancho en el cuerpo humano y proporciona la conexión con el sistema nervioso.

Por ello, problemas en el bíceps femoral, como acortamientos o nudos musculares, pueden generar dolorosas situaciones que pueden hasta ser confundidas con hernias de disco.

Debido a las exigencias a la que sometes a este músculo cuando haces deporte, es vital que lo cuides como corresponde.

Loading...

Veamos los principales cuidados que debes darle a tu bíceps femoral y a todos tus isquiotibiales:

❱❱❱ ESTIRAMIENTOS

Comienza sentándote en el suelo con la pierna derecha extendida frente a usted.

Doble la rodilla izquierda y coloque el pie izquierdo contra el muslo interno derecho, levantando el pie izquierdo lo más cerca posible de la pelvis.

Coloque sus manos  en el piso junto a sus muslos para apoyo.

Inclínate hacia adelante y extiende tus manos hacia tu pie derecho, estirando tu torso sobre tu rodilla derecha mientras mantienes la espalda recta.

Mantenga la posición  durante 10 a 30 segundos, repitiendo el estiramiento de tres a cinco veces. Cambie las posiciones de las piernas para estirar su lado izquierdo.

Realiza los mismos estiramientos con ambas piernas.

Cuando estires tus músculos isquiotibiales, explora diferentes ángulos  cambiando ligeramente la posición de tus piernas.

Aquí un video con otra forma de estirar  tus femorales:

❱❱❱ ENTRENAMIENTO CRUZADO

El entrenamiento cruzado es una forma espectacular de proteger prácticamente todos los músculos de tu cuerpo. El bíceps femoral no es la excepción.

Sin dudas, actividades como el yoga, el pilates y la natación, te ayudarán a entrenar sin forzar tus femorales a la vez que podrás ganar flexibilidad y movilidad.

❱❱❱ MASAJES

Aunque recurrir a un masajista profesional es una alternativa sumamente recomendable, lo cierto es que, muchas personas  no cuentan con el presupuesto suficiente para hacerlo.

Para hacer esta rutina de masajes para tus isquiotibiales, solo necesitarás una silla y dos pelotas de tenis o similar.

Intenta focalizar en tu músculo femoral.

Mira el video e intenta reproducir los masajes:

TÍPICAS LESIONES EN BÍCEPS FEMORAL

El bíceps femoral y los isquiotibiales pueden ser víctimas de diferentes lesiones.

Veamos las más comunes en la zona del músculo femoral.

❱❱❱ CONTRACTURA DEL BÍCEPS FEMORAL

Cuando sufres una contractura de tu bíceps femoral,  es normal sentir opresión o dolor en la parte posterior del muslo.

En casos más severos, la hinchazón y los hematomas también son signos de que el músculo está lesionado.

Es posible que los pacientes no puedan correr a toda velocidad, pero no se observará pérdida de fuerza.

Algunas veces, para descartar lesiones más severas, se obtendrá una imagen por resonancia magnética.

Estas lesiones menores generalmente se pueden tratar con éxito con el tratamiento con RICE (reposo, hielo, compresión y elevación) para reducir la hinchazón y el dolor.

❱❱❱ DESGARRO DEL BÍCEPS FEMORAL

El grupo muscular al cual pertenece el bíceps femoral (isquiotibiales) es propenso a presentar lesiones por sobrecargas, entre ellas la rotura fibrilar.

Las roturas fibrilares (conocidas populares como desgarros) son rupturas en las fibras de tejido muscular que suelen cursar con dolor intenso e incapacitante y de manera repentina, en donde, según la extensión que abarque la ruptura, se considerará su gravedad.

El dolor es peor cuando se endereza la pierna contra la resistencia, se la patea hacia atrás o se inclina, y caminar puede ser difícil.

Se pueden ver moretones e hinchazón, junto con un bulto o brecha en el músculo.

Esta lesión del biceps crural requerirá un tratamiento más largo y tiempo de recuperación.

Con un desgarro del bíceps femoral, el dolor es más severo y también hay pérdida de fuerza muscular.

desgarro biceps femoral

❱❱❱ TENDINOPATÍA DE LOS FEMORALES

El tendón del bíceps femoral es uno de los tendones del músculo isquiotibial.

La lesión de este tendón causa dolor en el exterior, la parte posterior de la rodilla.

Los síntomas incluyen sensibilidad e inflamación cuando el tendón se inserta en el hueso.

Con la tendinopatía del bíceps femoral, el área sensible se encuentra en la parte posterior de la rodilla.

Si los otros dos tendones están involucrados, puede haber sensibilidad en el plano medial.

Puede haber dolor al tratar de doblar la rodilla contra la resistencia y la rigidez después del ejercicio y al día siguiente.

BÍCEPS FEMORAL: UBICACIÓN

En tus piernas hay una gran cantidad de músculos, algunos conocidos y otros tantos bastante olvidados.

El bíceps femoral es un músculo de dos puntas que se encuentra en la parte posterior del muslo.

Se compone de dos partes: la cabeza larga, que se adjunta a la isquión (la parte inferior y posterior del hueso de la cadera), y la cabeza corta, que se une al hueso del fémur.

Las dos cabezas del bíceps femoral permiten realizar la flexión de la rodilla, pero la cabeza larga (la que se encuentra en parte superior) también colabora a la extensión de la cadera.

Cuando tus rodillas están semiflexionadas, el biceps femoral colabora en una ligera rotación externa.

Cuando corres, la activación del bíceps femoral (y otros músculos) es lo que permite que flexiones y extiendas las rodillas y cadera en cada una de tus zancadas.

Loading...