5 Razones por las que tus entrenamientos cuestan cada vez más

319
corredor cansado

Días buenos y días malos tienen todos los corredores y no suele ser motivo de preocupación.

Una mala noche de sueño, mucho estrés o simplemente porque estás con la cabeza en otro lado, pueden ser algunos de los simples motivos por los que algunos entrenamientos cuestan más que otros.

Sin embargo, cuando las cosas comienzan a repetirse una y otra vez, debería comenzar a sonar una alerta dentro de tu cabeza.

Si entrenas hoy, y te sientes cansado y sin poder rendir, y al día siguiente pasa lo mismo, y un par de días lo mismo, es una clara señal de que algo no está bien.

A continuación te damos una lista de las típicas razones por las que  tus entrenamientos te cuestan cada vez más.

1.- AUMENTO EXAGERADO Y ABRUPTO DE LA CANTIDAD DE KILÓMETROS SEMANALES

La suma de los kilómetros que corres cada día, representan tu volumen de entrenamiento y a partir de él se pueden obtener muchas conclusiones sobre tu futuro deportivo.

Básicamente, si tu kilometraje es escaso, será muy difícil que llegues entero a la línea de meta; pero si es excesivo correrás el riesgo de no llegar a la línea de salida por culpa de una lesión.

Tu cuerpo se adapta a un determinado estímulo y carga de entrenamiento. Si sueles correr 50 kilómetros semanales y en poco tiempo pasas a correr 100 kilómetros, no  solo tus músculos, articulaciones y demás estructuras sufrirán, tu sistema inmune también.

Todos los aumentos de carga que se hagan, deben realizarse siempre de manera gradual  y de forma planificada. Recuerda, calidad antes que cantidad.

2.- ESTÁS CORRIENDO DEMASIADO DURO

El plan de entrenamiento de un corredor suele contener entrenamientos fáciles y entrenamientos duros.

Los fáciles suelen ser cortos o a un ritmo muy bajo, y los duros son intensos y/o mas largos (corres mas kilómetros).

La combinación de entrenamientos fáciles, duros y días de descanso son los que permiten a un corredor mejorar, estancarse y/o lesionarse.

Si estás corriendo demasiado duro día tras día, inevitablemente estarás generando daños importantes en tu cuerpo e impidiendo que se recupere correctamente. El resultado inmediato: malos rendimientos y luego las lesiones.

3.-  NO RESPETAS LOS DÍAS DE DESCANSO

El hecho de disfrutar del running y obsesionarte con mejorar constantemente tus marcas, a veces  puede ser contraproducente.

Este entusiasmo desmedido puede hacer que le dediques demasiadas horas al entrenamiento y olvides  la importancia y la necesidad que existe de tener periodos de recuperación.

Loading...

Precisamente en estos períodos de descanso es cuando tu cuerpo puede avanzar y mejorar; sólo durante el descanso, tu cuerpo puede reconstruirse, repararse y obtener así, los frutos que esperas del entrenamiento ya realizado.

El entrenamiento juega el papel del arquitecto en una obra y el descanso es el constructor; sin el tiempo necesario para descansar y recuperarte, lo que sucede es que se estresa tu cuerpo, se desgasta y no se le da la oportunidad de recomponerse como es debido.

En estas circunstancias, se inhibe tu posible progreso y aumentan las posibilidades de sufrir una lesión.

4.- PLAN DE ENTRENAMIENTO EQUIVOCADO

Sin un plan de entrenamiento adecuado para la distancia para la cuál estés entrenando, será muy difícil que logres tu mejor rendimiento, a la vez que puede significarte la diferencia entre terminarla o no.

Tener un plan de entrenamiento significa tener una planificación ordenada de entrenamientos con el objetivo de que llegues en las mejores condiciones físicas y mentales al día de la carrera.

Asimismo, debería ser realizado teniendo en cuenta tus objetivos (tipo de carrera, tiempo al que aspiras, etc) y tus posibilidades reales; puedes pretender correr un medio maratón en 1 hora, pero es probable que no sea posible conociendo tus antecedentes.

Cometer el error de entrenar sin tener un plan de entrenamiento, significa que saldrás a correr día tras día sin tener un objetivo claro ni una meta específica.

Indudablemente este error afectará en forma directa tu rendimiento en los entrenamientos y es una de las causas por las cuales te pueden costar demasiado.

Las 5 Reglas de oro que para hacer un plan de entrenamiento perfecto

5.- ESTÁS AGOTADO MENTALMENTE

Son muchos los corredores que olvidan que el running no solo es un deporte físico sino también mental.

La concentración, el manejo de las emociones, la confianza, son solo algunas de las virtudes mentales que un corredor debe tener a tope para rendir al máximo.

Al igual que tus piernas se agotan cuando corres, tu mente también y necesita de descansos. Realizar planificaciones todo el año, estresarte con carreras y entrenamientos duros, junto con todos los problemas de tu vida diaria, son factores que pueden agotar tu mente y dificultar tu rendimiento.

No lo olvides, descansa tu mente, relájate y disfruta. Será clave para que puedas dar lo mejor de ti.

https://pixabay.com/en/runner-marathon-tired-street-young-712458/

Loading...