peso
flickr photo by infomatique http://flickr.com/photos/infomatique/1800090815 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

Si uno asiste a un maratón como espectador, además de ver cientos o miles de historias conmovedoras y de superación, también suele notar una realidad: muchos maratonistas están excedidos de peso.

De estos maratonistas con exceso de peso se suele observar una buena cantidad que tiene grasa acumulada y otra gran porción que corre un maratón con sobrepeso u obesidad.

Sin entrar en debates estéticos sobre la imagen corporal de cada persona, en este artículo te explicaremos las tres grandes razones por las que un maratonista está prácticamente obligado a tener un peso controlado.

SALUD

El primer gran motivo por el cual un maratonista debería tener un peso controlado que evite los excesos de grasa acumulada, es por algo muy evidente pero olvidado: salud.

El exceso de grasa corporal aumenta el riesgo de muchas enfermedades, incluyendo la diabetes tipo 2, presión arterial alta, derrame cerebral, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer.

Además, cuando el exceso de grasa corporal se encuentra alrededor del abdomen, aumenta aún más el riesgo de desarrollar las condiciones anteriores.

Las enfermedades asociadas con un exceso de grasa corporal empeoran cuando la cantidad de grasa corporal aumenta, pero afortunadamente cuando se vuelve a rangos aceptables el riesgo para el desarrollo de las enfermedades mencionadas anteriormente disminuye.

La exigencia física de un maratón es sumamente elevada y requiere que te encuentres en un estado de salud óptimo. Caso contrario, te pondrás en riesgo y el sentido de practicar este deporte de forma saludable se desvanecería.

ENERGÍA

El maratón es una carrera en la que la energía que tienes almacenada en tu cuerpo es vital para completar la distancia.

Al correr se estima que el costo energético de cada kilómetro es de 1 kcal por cada kilogramo de peso corporal del corredor (ce= 1 kcal * kg de peso corporal).

Así por ejemplo, un corredor de 70 kilogramos, necesita de 70 kcal de energía para poder correr 1 kilómetro y poco más de 2900 kcal para correr los 42.195 metros de un  maratón.

Por otro lado un corredor de 100 kilogramos, necesitará de 100 kcal de energía para correr 1 kilómetro y más de 4200 kcal para correr el maratón. Las diferencias son significativas.

Claro que un corredor con mayor peso tendrá una mayor cantidad de energía acumulada en su cuerpo,  pero la diferencia será principalmente en grasa, una fuente de energía que si bien es sumamente importante para un maratonista tiene algunas diferencias con la que surge de los carbohidratos que no la hacen tan eficiente.

Por ello, cuanto más liviano estés, menor será la cantidad de energía que necesites para moverte, lo que significará que serás un corredor más económico, lo que debería significar un menor riesgo de chocar con el famoso muro.

IMPACTOS

La cadencia es la cantidad de pasos que damos al correr; es medida en pasos por minutos y los entrenadores suelen recomendar unos 180 ppm como mínimo.

Suponiendo que pesas 70 kilos y corres con la cadencia mínima recomendada por la mayoría de los entrenadores (180 ppm), en un minuto  tus piernas estarían soportando: 12.600 kilogramos.

Si te parece demasiado, debemos agregar que cuando corremos,  el impacto es del doble o triple de tu peso corporal, por lo que en realidad el peso que soporta tu cuerpo por minuto, sería de 25.200 kilogramos (si lo duplicamos) o de 37.800 kilogramos si lo triplicamos.

En base a estos números,  en 10 minutos corriendo tus piernas deberían soportar el impacto de 252.000 kilogramos, en 20 minutos 504.000 kg y en  30 minutos la pequeña cantidad de 756.000 kg

Si en vez de pesar 70 kilos, tienes un peso extra de 30 kilogramos (para continuar con el ejemplo de un corredor de 70 kilogramos vs. uno de 100), corriendo con la misma cadencia: estaríamos hablando de 36.000 o 54.000 kilogramos por minuto y 360.000/540.000 kilos cada 10 minutos.Nuevamente, la diferencia es significativa.

Pese a que tu cuerpo se adapta a las estímulos que le presentas y es probable que estés “acostumbrado” a correr con el peso extra, lo cierto es que el riesgo de superar las capacidades de tu cuerpo es elevado.

Además, en los últimos kilómetros de un maratón (los más difíciles) de la carrera, pueden ser extremadamente difíciles. Especialmente cuando nunca has corrido la distancia.

CONCLUSIÓN

Por ello, si quieres correr un maratón de forma segura, placentera y al máximo de tu potencial, además de entrenar con inteligencia, aliméntate de la misma manera.

Llena tu dieta de alimentos nutritivos, que te ayuden a cubrir tus necesidades nutricionales y energéticas, pero sin caer en excesos que contribuyan a sumar kilos de grasa corporal.

flickr photo by Peter Mooney http://flickr.com/photos/peterm7/15038452609 shared under a Creative Commons (BY) license

loading...
Loading...

Comentarios