maratón 2
flickr photo by El Coleccionista de Instantes http://flickr.com/photos/azuaje/16341015566 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

El mito dice que el nombre Maratón proviene de la leyenda de Filípides, un mensajero griego, que habría sido enviado desde Maratón a Atenas para anunciar la victoria de su ejército frente a los persas en la Batalla de Maratón (490 A.C).

La distancia que existe entre Maratón y Atenas, es de aproximadamente 40 kilómetros y este mensajero debió recorrerla velozmente, ya que si no llegaba a tiempo, los atenienses iban a quemar la ciudad y matar a los niños ante la creencia de haber sido derrotados en la Batalla.

Afortunadamente, Filípedes habría logrado la hazaña,  y luego de correr los 40 kilómetros con sus últimas fuerzas, se habría desplomado frente a Atenas ante el grito de nenikhamen o nike, que significa “hemos vencido”.

Muchísimos años han pasado ya, y hoy el maratón, además de ser una distancia olímpica (42.195 metros), es un evento deportivo que cambia la vida de quienes la corren.

Desde el inicio de la preparación para los 42k, la distancia demostrará su durezaSerán unos cuantos meses de duros entrenamientos para que el día de la carrera, en 42 kilómetros y unas cuantas horas corriendo, logres ser maratonistas.

Seas un maratonista debutante o experimentado, hay algo que debes memorizar en tu mente y no olvidar durante toda la carrera. A continuación, te contamos qué.

Maratón: Lo que tienes que memorizar

Al tomar la decisión de correr un maratón, resulta vital saber y aceptar que tarde o temprano sufrirás las consecuencias del agotamiento físico y mental de correr durante 42 kilómetros.

Será clave que no te dejes engañar por las sensaciones del comienzo. Después de algunas semanas de descarga, habrá buenas chances de que llegues a la línea de largada en óptimas condiciones físicas, descansado y lleno de energía.

Con la excitación del inicio, muchos corredores comienzan la carrera a un ritmo mas rápido del programado; se sienten en óptimas condiciones en el kilómetro 10, por lo que mantienen el mismo ritmo acelerado. En el kilómetro 20 se empiezan a sentir cansados, pero todavía pueden mantener el ritmo. En el kilómetro 30/35 comienzan los problemas y los últimos kilómetros tienen que caminar (o arrastrarse).

Desde un punto fisiológico, es importante señalar que las reservas de glucógeno muscular y hepático (la forma en que se almacenan los carbohidratos que comemos) no alcanzan para que puedas terminar el maratón.

Es decir, tu cuerpo no dispone del glucógeno suficiente para que puedas correr toda la carrera dependiendo de ellos.

Iniciar la carrera a toda velocidad, obliga a tu cuerpo a utilizar una mayor cantidad de glucógeno que si comienzas la carrera a un ritmo mas prudente.

Lamentablemente, es un error común  y en el que la mayoría de los corredores  de maratones caen.

Por ello, es vital que siempre tengas en cuenta que, en el maratón es inevitable que el agotamiento te afecte (en mayor o menor medida). Aunque te sientas en excelentes condiciones al iniciar la carrera, corre al ritmo para el cual  te has preparado durante meses de entrenamientos.

No te confíes en ningún momento de la carrera, ten paciencia para aguantar tus deseos iniciales de aumentar la velocidad e intenta guardarte algo para los últimos kilómetros. Te aseguramos que serán duros.

Claro que no intentamos asustarte ni desalentarte, pero para evitar sorpresas desagradables (sobre todo los debutantes ), sé paciente, inteligente y estratégico.

flickr photo by El Coleccionista de Instantes http://flickr.com/photos/azuaje/16341015566 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

loading...
Loading...

Comentarios