7 Razones por las que tus ABDOMINALES no se ven

4396
ABDOMINALES NO SE VEN

¿Quieres LUCIR TUS ABDOMINALES pero no lo logras? ¿Entrenas duro pero sigues teniendo esa maldita panzita?

Descubre las 7 razones por las que tus ABDOMINALES NO SE VEN.

ABDOMINALES, ESA DURA OBSESIÓN

Los abdominales están formados por diferentes músculos. Por un lado, el recto abdominal (los frontales y más deseados – la tabla de lavar) se extiende desde la pelvis al esternón.

Su función básica es flexionar el tronco, aumentar la presión abdominal, y estabilizar la pelvis.

Los oblicuos externos  se originan en las ocho costillas inferiores y se insertan a lo largo de la pelvis.

Estos músculos rotan y flexionan lateralmente el tronco. También comprimen el abdomen.

Los oblicuos internos se encuentran por debajo de los oblicuos externos. Los oblicuos internos giran y flexionan lateralmente el tronco y comprimen el abdomen.

Los abdominales forman parte del conjunto de músculos conocido como core, que también componen los músculos de la cadera y la espalda baja.

7 RAZONES POR LAS QUE NO PUEDES LUCIR TUS ABS

La obsesión de muchísimas personas es poder lucirlos, mostrar un “six pack” furioso, pero son pocos los que lo logran.

A continuación te damos las 7 razones por las que no puedes lucir tus abdominales.

1.- CREES QUE EL ENTRENAMIENTO PUEDE GANARLE A LA ALIMENTACIÓN

Muchos corredores están al pendiente de la estética y desean lucir sus abdominales al correr sin camiseta.

Si este es tú objetivo, es vital que sepas que puedes hacer 5000 abdominales al día, agregarle peso y hacerlos con la mejor técnica, pero si tu alimentación no es la correcta será imposible que los puedas lucir.

Sin dudas, el running y un elevado gasto energético te ayudará en la búsqueda de abdominales vistosos, pero nada puede vencer a una dieta llena de comida basura, calóricas y poco nutritivas.

Correr genera un gasto energético significativo mientras corres y también te permite quemar calorías mientras descansas, ya que el running acelera tu metabolismo basal (la cantidad mínima de energía que nuestro cuerpo necesita para mantener las funciones celulares básicas).

Sin embargo, es importante destacar que correr una hora diaria (muchos corren menos tiempo y no todos los días) no puede corregir 23 horas de errores graves que llevan a la acumulación de grasa y problemas de peso.

Creer que, corriendo algunas veces a la semana vas a lograr tu peso ideal puede ser un gran error (especialmente para aquellos con sobrepeso u obesidad).

Ello no significa que el running no sea una forma efectiva de bajar de peso, sino que debe ir acompañado de hábitos de vida y nutricionales adecuados.

Al correr se estima que el costo energético de cada kilómetro es de 1 kcal por cada kilogramo de peso corporal del corredor (ce= 1 kcal * kg de peso corporal).

Así, un corredor de 70 kilogramos, gastará aproximadamente 70 kcal de energía al correr 1 kilómetro y 700 kcal si corre 10 kilómetros.

Aunque esta cantidad de calorías es significativa y puede hacer la diferencia; si cometes el error de comer alimentos llenos de calorías vacías (como bollerías y alimentos procesados), el beneficio será nulo.

2.- ENTRENAS POCO

Ahora bien correr puede ser de gran ayuda a la hora de lucir unos buenos abdominales.

En mayor o menor medida todas las personas tienen abdominales que podrían ser vistos.

El problema no es el tamaño, ni la fuerza de sus músculos, sino la capa de grasa acumulada entre ellos y la piel. Si no eliminas la grasa, nunca podrás lucir tus abdominales.

Afortunadamente, el running es una actividad física sumamente beneficiosa para quienes necesitan eliminar la grasa corporal acumulada ya que al moverte consumes una mayor cantidad de calorías que cuando estás inactivo.

Aquí es importante destacar que el consumo energético de la actividad física, no se limita a lo que gastas mientras la realizas, sino que también se mantiene luego de realizarla.

Cuanto más largo e intenso sea el entrenamiento, mayor será la cantidad de energía que necesitarás. 

Sin embargo, correr no solo genera un mayor gasto energético mientras corres, sino que también te permite quemar calorías mientras descansas, ya que acelera tu metabolismo basal.

El ritmo metabolico basal (rmb) o metabolismo basal, es la cantidad mínima de energía que nuestro cuerpo necesita para mantener las funciones celulares básicas.

Así, hay personas que necesitan para funcionar 1500 calorías y otras 2000 calorías (los números son meros ejemplos).

Correr eleva nuestro metabolismo basal (consumes  más calorías en reposo), lo que facilita que, con una nutrición adecuada, adelgaces más.

Además,aunque muchas personas creen lo contrario, correr puede ayudar a reducir la ingesta de alimentos innecesarios en hombres, aumentando  aun mas el déficit calórico y aumentar así la pérdida de peso  (King et al).

Es decir, correr puede ayudarte a comer menos (consumir menos calorías), lo que sumado a un mayor gasto energético, aumentará tus posibilidades de adelgazar y así mostrar tus abdominales.

Sin embargo, en este aspecto, la actividad física pareciera no ser tan efectiva en mujeres (King et al) .

3.- CONSUMES POCA AGUA

Junto al oxígeno, el agua es una de las sustancia mas importantes para la vida humana, y representa entre el 50%/60% del peso corporal y proporciona el medio donde se desarrollan la mayoría de los procesos corporales.

Aunque la mayoría de las personas piensa en el agua como una forma de hidratación, lo cierto es que según algunos Estudios el agua puede ayudarte a adelgazar.

Así, en un Estudio 14 personas sin problemas de peso se intentó determinar los efectos en el gasto energético y oxidación de sustratos energéticos posterior al consumo de 500 ml de agua.

El resultado del Estudio fue muy interesante, ya que después de beber medio litro de agua, se logró un incremento del metabolismo basal del 30% .

En base a los resultados los investigadores concluyeron que consumir 2 litros de agua al día, podría aumentar el gasto energético en aproximadamente 100 calorías.

Los mismos investigadores realizaron otro Estudio y arribaron a resultados bastante parecidos, un 24% de aumento del gasto energético después de los 60 minutos después de la ingestión de 500 mililitros de agua.

4.-TE LLENAS CON GELES Y CARBOHIDRATOS

Los corredores tienden a necesitar una mayor cantidad de carbohidratos para rendir al máximo, pero eso no significa que deban exagerar.

En los últimos años el abuso en el consumo de los carbohidratos no deja de crecer y los corredores no están exentos.

Así, es normal ver corredores que salen a realizar un entrenamiento de media hora, con su botella de bebida energética o gel y apenas terminan de correr consumen más carbohidratos para “recuperarse más rápido”. Esto es un error. Para entender más de esto, lee este artículo y este otro.

Si deseas eliminar la grasa extra que está recubriendo tus abdominales, te recomendamos que evites el consumo innecesario de carbohidratos y que elimines por completo aquellos alimentos procesados llenos de ellos y sin nutrientes (o con escasos aporte de ellos).

5.- DUERMES POCO

Aunque es punto no es estrictamente nutricional, es muy importante para tu alimentación.

El sueño juega un papel importante en tu salud física y emocional, ayudando a  la función cerebral, lo que reduce el riesgo de enfermedades crónicas, promueve el bienestar mental y fortalece el sistema inmunológico.

A la vez la pérdida de sueño se asocia con aumento del hambre y el apetito. Así, en un Estudio (Greer et al) se detectó que las personas privadas de sueño por una noche, sufrieron un aumento de los antojos por comida chatarra y  sufrieron una disminución en las decisiones racionales de alimentación.

Además, para aquellos que tienen problemas para controlar la cantidad de comida que comen durante el día, un par de horas de sueño extra diariamente puede ayudarte a consumir aun menos calorías y gastar más.

6.- NECESITAS MÁS SEXO

El running y los momentos de intimidad, son algunos de los grandes placeres de la vida de un corredor.

Aunque ambas actividades parecen muy diferentes, las dos tienen cualidades y beneficios en común: tienen un impacto en la salud mental, física y social de quienes las practican y afectan su calidad de vida.

Además durante el acto sexual, se queman calorías, por lo que también puede ser de gran ayuda para marcar y definir tus abdominales.

En un interesante Estudio en el que participaron 21 parejas heterosexuales de entre 18 y 35 años  se compararon 30 minutos de entrenamiento en cinta a un 65% de su frecuencia cardíaca máximo, con las relaciones íntimas.

Los resultados a los que llegaron los investigadores son los siguientes:

– Las relaciones íntimas de los participantes tuvieron una duración total de entre 10 y 57 minutos (incluye las actividades previas al acto).

– El consumo de energía durante el acto fue superior en hombres que en mujeres.

– Al correr en la cinta, no se encontraron diferencias entre el consumo energético de hombres y mujeres.

– Un 5% de los participantes consideró que los momentos de intimidad  fueron más agotadores que correr en la cinta 30 minutos. El 98% de los participantes manifestó fue más placentero que correr media hora.

Durante las relaciones íntimas, los participantes masculinos tuvieron un consumo energético de 4,2 kcal por minuto y 3,1 las participantes femeninas

– De la comparación en las intensidades surgió que, durante el coito, la intensidad puede ser superior a una caminata pero inferior a un trote suave.

Pese a que la cantidad de calorías que gastarás será menor que el de correr, tener sexo siempre es bienvenido.

7.- ESTÁS COMETIENDO EL ERROR DE LAS RECOMPENSAS

Muchos corredores terminan de entrenar, se sienten con apetito y creen que pueden comer cualquier cosa (total ya han quemado calorías). Utilizan “recompensas” alimentarias.

Lamentablemente, las recompensas pueden ser un verdadero problema según una serie de interesantes Estudios.

En un primer Estudio que fue realizado en personas que debieron caminar 2 kilómetros alrededor de un lago, se dividió a los participantes en 2 grupos, aquellos a los que se les dijo que iba a realizar una “caminata a modo de ejercicio” y aquellos  a quienes que se les dijo que era una “caminata de paseo”.

Al terminar la caminata de 2 kilómetros, a ambos grupos se les ofreció un almuerzo con postre incluído.

Los investigadores detectaron que el grupo que creía que la caminata fue realizada a modo de actividad física, comieron un 35% mas de postre (pudin de chocolate) que el grupo que pensaba que había caminada como parte de un paseo.

En el segundo Estudio, se realizó la misma caminata pero luego de realizarla se les ofreció algunos snacks de media tarde.

Nuevamente, aquellos que pensaban que habían caminado como forma de una actividad física comieron una mayor cantidad de calorías que aquellos que había salido de paseo.

Es decir, en ambos Estudios se demostró que cuando las personas creían que realizaban actividad física (una simple caminata de dos kilómetros), se recompensaban comiendo una mayor cantidad de dulces.

Sin dudas, aunque realizar actividad física puede llegar a abrir el apetito, estos Estudios sirven para demostrar que mas allá del gasto energético, creer que estás realizando deporte puede llegar a activar el deseo de recompensarte.

Así, sino tienes la conducta necesaria y hábitos alimenticios saludables, con la excusa de las calorías que has quemado durante un entrenamiento, podrías terminar comiendo mas calorías.

Por ello, resulta clave que si deseas mantener bajo control tu peso y lucir tus abdominales, te alimentes de la mejor manera y te mantengas alejado de la comida chatarra como tu alimento postentreno ya que seguramente te lleve a aumentar de peso en vez de descender.

Loading...
loading...

7 razones abdominales no se ven 7 ERRORES NO VES ABS

Loading...
loading...
  • 16
    Shares
  • 16
    Shares