Las 5 reglas de oro para entrenar los 21 y 42k | #Consejos

1705
corredor

Entrenar para correr un 21k o un 42 k, representa un gran desafío para nuestro cuerpo y nuestra mente; y aunque pueden ser sumamente satisfactorias, también pueden convertirse en una gigantesca tortura.

Para tener éxito en estas distancias, es importante ser inteligentes a la hora de entrenar y para ello, te recomendamos cumplir con estas 5 reglas de oro:

#1. INDIVIDUALIDAD

Cada corredor es único, con características morfológicas y fisiológicas diferentes; y objetivos y antecedentes distintos.

Por ello, es un error esperar reacciones idénticas entre dos individuos que realizan el mismo tipo de entrenamiento. .

En virtud de ello,  te recomendamos no copiar planes de entrenamiento de otros corredores o utilizar los pre-armados sin adaptarlos a tus necesidades, antecedentes y objetivos.

#2. ESPECIFICIDAD

El plan de entrenamiento debe contener una fase donde se busque reproducir y/o simular algunas de las características que encontraremos en la competición.

Así, deberás:

– incluir entrenamientos a tu ritmo de carrera,

– correr en superficies similares,

– correr en condiciones climáticas similares a las esperadas en la carrera.

#3. CONTINUIDAD

La continuidad, consistencia y constancia, son tres aspectos claves que garantizarán el éxito en el medio maratón y el maratón; y lo que te permitirá mejorar y convertirte en un corredor mas calificado.

Es mejor entrenar poco en continuidad que mucho un día y luego descansar una semana.

#4. RECUPERACIÓN

No hay forma de que un corredor de medio maratón o maratón, llegue en óptimas condiciones al día de la carrera sino trabaja en la recuperación como parte del entrenamiento.

Mucho corredores creen que algunos estiramientos luego de correr y tirarse en el sofá es suficiente para recuperarse de duros entrenamientos. Gran error.

Las largas distancias requieren de un compromiso real con tu cuerpo y tu esfuerzo para darle el tiempo suficiente  y los nutrientes necesarios para poder recuperarse y reparar los daños posteriores al gran volumen de entrenamiento.

#5. PROGRESIÓN

Nunca intentes realizar grandes cambios en el volumen de entrenamientos e intensidad, sin permitirle a tu cuerpo adaptarse.

Si sueles correr 40 k por semana y has estado años o meses corriendo carreras de 10 kilómetros, tómate tu tiempo para hacer una correcta adaptación a las largas distancias y en el trabajo de tu resistencia.

Pretender pasar de correr 40k por semana a 60 u 80, es una locura que muchos corredores intentan y que luego padecen con lesiones y/o sobreentrenamiento.


Imagen | flickr.com/photos/nadineheidrich/12154391735

Loading...
loading...
  • 84
    Shares
  • 84
    Shares